La torre del campanario 03608

Paseando por Caaveiro

Caaveiro, lugar lleno de paz y tranquilidad. Rodeado por las Fragas do Eúme es sin duda un paraje idílico. La primera vez que subí hasta el monasterio no recuerdo cuando fue, recuerdo que estaba totalmente abandonado. De esto debe de hacer quizás más de treinta años. A día de hoy, el monasterio alberga un pequeño museo temático acerca del propio monasterio que puede ser visitado libremente o bien en visitas guiadas que nos explican con cierto nivel de detalle la historia de este monasterio.

Puedes ver el articulo original, completo con sus imagenes, en mi blog siguiendo este enlace.

Paseando por Caaveiro

El ayuntamiento de A Capela; municipio al que pertenece el monasterio ha puesto un gran empeño en restaurar las edificaciones sin descuidar la concesión de una pequeña cantina para que los visitantes puedan tomar algo en el lugar; que realmente está bastante apartado de cualquier núcleo de población.

Por su parte la Xunta de Galicia suele poner en fechas determinadas, vacaciones principalmente; un servicio de autobuses que parten desde el centro de interpretación y de los cuales os dejo el enlace a los horarios de Semana Santa de este año 2018. Por lo que yo se estos horarios no suelen variar mucho así que si nadie se preocupara de cambiar el PDF siempre os pueden servir de referencia.

A Caaveiro se llega de dos formas principales, desde A Capela; camino curioso, bonito, preciosas vistas del cañón del Eúme y recomendable a pie; partiendo desde la antigua estación eléctrica, y desde Pontedeume, que podemos circular por la carretera de las Fragas hasta el Centro de Interpretación. Lugar desde el que; como dije antes; salen los autobuses de los que hablábamos antes. Aquí tenemos también un restaurante el ANDARUBEL. Aquí la cocina es de mucha calidad en producto y en trabajo de elaboración; pero del Andarubel ya haremos una entrada solo para él y sus alrededores. Hoy toca Caaveiro.

Lleguemos como lleguemos al puente nuestro primer paso es evidentemente cruzarlo y después avanzar por el camino de piedra que guiara nuestros pasos hasta el Monasterio. Hay un trecho desde el puente hasta arriba, pero se pasea con facilidad. Una vez que hayamos llegado al complejo podremos empezar a disparar si es que no hemos subido haciéndolo ya; que seria lo normal las primeras cien veces que vayamos. Después de llegar podemos hacer varias cosas: Parar en la cantina, esperar a una de las visitas guiadas; cuando se realizan; o podemos poner ya manos a la obra.

Algún día me apuntare a una de las visitas guiadas, pero de momento yo lo que suelo hacer es esto. Lo primero, bajar hasta el antiguo molino y al puente del Sesin; el camino empieza según pasas la cantina y el centro a la derecha; unas escaleras bien visibles. Según como este el día debemos tener un cierto nivel de precaución, a veces estas escaleras resbalan bastante debido a la humedad y la hojarasca que cae sobre ellas de los árboles que nos rodean. Abajo aún está presente la rueda del molino y aunque la distancia en el tiempo es mucha aun podemos imaginar; principalmente porque se ve la estructura como podía ser y funcionar este molino.

Una vez que hallamos terminado aquí abajo, que tiene bastante que disparar si lo sabemos buscar; será el momento de subir hasta el monasterio. Y aquí ya es cosa de observar y disparar, no es difícil encontrar objetivos, lo difícil es tener batería suficiente.